IMG_6556

Tengo muchos recuerdos de la Isla de Margarita, pero pocos son tan placenteros como los que incluían comer helados con mi mamá.  Nuestro sabor favorito era el helado de avellanas  con trozos de chocolate.  Han pasado ya muchos años desde la última vez que pude degustar este helado, pero finalmente he producido una receta que me transporta hasta la Avenida Cuatro de Mayo con mi mamá y nuestra merienda favorita.

 

Ingredientes:

4 amarillas de huevo

6 cucharadas de azúcar

Una pizca de sal

1/2 taza de leche

1 1/2 taza de crema espesa

3/4 de taza de crema para untar de avellanas

 

Procedimiento:

Batir las amarillas de huevo con el azúcar y la sal hasta que aumenten en volumen y tome un color amarillo pálido.

Llevar a un hervor suave la leche y la crema espesa.  Batiendo sin parar agregue un cuarto de taza de la crema caliente a los huevos. Luego, agregue otro cuarto de la misma manera. Agregar el resto.

Poner esta mezcla en una olla y cocinar a fuego medio revolviendo constantemente hasta que llegue a la temperatura de 80 grados centígrados o 175 grados Fahrenheit.

Agrega hielo y agua fría a un bol al cual se le pueda poner otro bol más pequeño adentro. Cuando la crema alcance la temperatura deseada quitar del fuego y agregar la crema de avellanas.  Transfiere esta mezcla al bol más pequeño, y colócalo adentro del bol con hielo y agua.  Revolver la crema hasta que enfríe y luego llevarla a la nevera por cuatro horas.

Seguir las instrucciones de la máquina de hacer helado.

Disfruta tu helado con tus amigos o sola si no quieres compartir.

Notas: Yo serví mi helado en una base para tartaleta prehorneada la decoré con avellanas tostadas y salsa de chocolate que se endurece al tocar el helado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website