IMG_9711

Vi tantas veces a mi abuela preparando su famoso quesillo que es imposible recordarla sin tener la imagen de ella parada en la cocina batiendo la mezcla del quesillo.  Su receta a diferencia de las otras que he probado produce un quesillo suave sin huequitos, y tiene excelentes resultados con muy poco trabajo.

 

Equipo necesario:

Una quesillera o una lata de galletas.

Licuadora

Una cesta para cocinar al vapor en la olla de presión.

Una piedra como del tamaño de un puno

Ingredientes:

½ taza de azúcar

4 huevos grandes

1 lata de leche condensada

2 medidas de la lata de leche condensada de leche entera

 

Preparación:

Para el caramelo:

Colocar el azúcar en una olla y añadir un poquito de agua (solo lo suficiente para humedecerla), y llevar a fuego alto.  Cuando uno prepara el caramelo hay que atenderlo constantemente, siempre pendiente que no se esté cristalizando el azúcar (si esto sucede echar unas gotas de agua sobre la parte cristalizada).  Se debe evitar usar una espátula para mover el caramelo, pero se debe dar unos pequeños movimientos circulares a la olla para garantizar que el caramelo tome color uniforme, esto se debe empezar a hacer cuando esté agarrando color.

Una vez que el caramelo haya obtenido un color ámbar medio oscuro, verter el caramelo en la quesillera y sin perder tiempo moverla para que el caramelo cubra el fondo y los lados del molde.

Para el quesillo:

Licuar todos los ingredientes, y colar los mientras se viertnr en la quesillera con el caramelo.  Tapar el molde y llevar a la olla de presión sobre la cesta para cocinar al vapor.  Llenar con suficiente agua, la cantidad de agua dependerá de lo alto que siente la cesta para cocinar al vapor.  En mi caso es tres centímetros y yo voy agregar agua hasta 1/3 de la lata.  Si tu cesta es baja, llena hasta la mitad de la lata.  Colocar la piedra sobre la lata para evitar que esta se abra.  Seguir las instrucciones de tu olla de presión y dejar que se cocine por 18 minutos una vez que agarre presión.  Se cocina con la cantidad de calor mínima para mantener la presión.

Otra vez siguiendo las instrucciones de tu olla de presión, usar el método rápido para abrir la olla.  Con cuidado sacar la lata, abrirla para asegurarse que el quesillo haya cuajado, y dejar que se enfríe a temperatura ambiente, y luego de por lo menos 4 horas en la nevera.

Voltear el quesillo en un plato para servir con lados un poco altos para que no se caigan los jugos del caramelo.

Servir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website