IMG_6978La mantequilla cuando se derrite y se deja cocinar un poco obtiene un color dorado, pero los cambios no son solo visuales, el sabor también cambia e imparte notas de nueces tostadas que hacen de estas polvorosas algo especial.  En esta receta se puede omitir el uso de la manteca pero la galleta será más crocante y menos suave.

 

Ingredientes:

 

¾ taza de mantequilla (no margarina)

2 tazas de harina todo uso

4 cucharadas de fécula de maíz

½ cucharadita de polvo de hornear

¼ de cucharadita de sal

¼ taza de manteca vegetal

½ taza de azúcar

papel parafinado

 

Procedimiento:

Precalentar el horno a 300 grados F.

En una olla derretir la mantequilla a fuego medio, y dejarla cocinar hasta que obtenga un color dorado y empiece a oler como nueces.  Hacerla a un lado y dejar que se enfríe un poco.

 

En un bol mezclar la harina, la fécula de maíz, el polvo de hornear y la sal.

 

Cuando ya se haya enfriado la mantequilla, pero que este todavía un poco tibia, agregar en la misma olla la manteca y mezclar hasta que se incorporen.  Luego añadir el azúcar revolver, y agregar la harina y amasar hasta que se forme una masa.

 

Hacer bolas con las galletas y aplanarlas en la bandeja con papel parafinado donde se van a hornear.  Yo las hice de cuatro centímetros de radio y un centímetro de grosor.

 

Llevar al horno hasta que estén un poco doradas por abajo.   Sacarlas del horno y transferirlas con el papel parafinado a una rendija para enfriar galletas.  Es importante dejar que se enfríen antes de degustar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website